Art. 4 CÓMO CONSEGUIR UNA NOCHE DE PAZ Y DE AMOR EN LAS FIESTAS NAVIDEÑAS

UNAS SENCILLAS CLAVES PARA SORTEAR CON ÉXITO LOS “ROCES” CON CIERTOS FAMILIARES Y DISFRUTAR DE LA NAVIDAD

¡Ya tenemos encima la Navidad! ¡Cómo pasan los meses! Y, como cada estación tiene sus desafíos, estas fechas tan señaladas también tienen los suyos.

Pueden ser maravillosas para unos, y nefastas para otros. Suelen ser ocasiones en las que nos relacionamos con personas de nuestra familia extensa, es decir, hermanos y cuñados, suegros y consuegros, tíos y tías, primos y primas, …

Si estas deseando este encuentro y para ti es la ocasión perfecta para relacionarte con esa parte de la familia de la que no puedes disfrutar habitualmente, te doy mi enhorabuena. Pero este vídeo y su artículo correspondiente, no son para ti. ¡Hala, a disfrutar de esa maravillosa noche de paz y concordia!

Si, por el contario, ya estás rumiando lo que se te avecina en las comidas y cenas navideñas, temiendo perder los estribos con la mera presencia de ciertas personas, recordando momentos memorables de discordia y ojeriza, pues presta mucha atención, pues Psicología en un Click te propone: “CÓMO SOBREVIVIR EN ESTAS FIESTAS, EVITAR LAS DISPUTAS FAMILIARES Y PASÁRTELO BIEN” (quería poner fantástico, de lujo, de fábula; pero sabéis que me gusta ser realista; un “bien” en terreno conflictivo es toda una victoria, psicoclinianos).

Bueno, ¡adelante vídeo!

Resumiendo:

  1. No vayas con la cabeza cargada con los catastróficos y aciagos “Y si…”. Lleva la mente saneada y con buena disposición, con las ideas muy claras sobre lo que quieres hacer.
  2. Actúa de forma diferente a lo que haces habitualmente. Ponte a cubierto cuando se avecinan conflictos. Hay un proverbio que dice: “El que lucha y huye, vive para luchar otro día” ¿A dónde huyo? Pues al baño, a la cocina: ¡es Navidad, seguro que hay algo que recoger!, a ver qué están haciéndolos niños, pon música y ponte a bailar, …
  3. Mantén a raya tus emociones. Tú decides cómo sentirte ante comentarios o comportamientos de otras personas.

Y, lo más importante, tú eres dueño o dueña de tus pensamientos, emociones y comportamientos, por lo que puedes controlarlos, atenuarlos, disminuirlos o eliminarlos. Pero, no puedes hacer lo mismo, con los pensamientos, emociones y comportamientos de los demás. Ocúpate de lo tuyo. Todo suele ser una cadena de acciones y reacciones y cuando tú cambias un eslabón o varios de la cadena, los demás eslabones también suelen cambiar. A, veces, un simple silencio como respuesta a un comentario que no es de tu agrado, puede cambiar la situación posterior de forma sustancial. De momento, vas a sorprender y a ganar tiempo para decidir cómo vas a actuar después. Esa idea de: “quien calla, otorga”, no tiene por qué ser siempre así. Para mí, quién calla, es el que no tiene nada que decir, o no tiene el interés de decir nada.

Púlete a ti mismo, y con ello, pulirás las relaciones que los demás tienen contigo.

¡Disfrutad de estas fiestas y Feliz Navidad para todos!



Comentarios
    • Blanca de la Torre   el   8 enero, 2018 at 10:01 am

      ¡Por supuesto! Puedes ponerte en contacto conmigo por cualquiera de las tres vías que aparecen en la pestaña de CONTACTO y estaré encantada de orientarte, Bela. Gracias por depositar tu confianza en Psicología en un Click.

Deja tu respuesta

Tu email no sera publicado. Los campos marcados son obligatorios.*




Please visit Appearance->Widgets to add your widgets here